Fallas en el cojinete del coche

En ocasiones, puede que entren partículas extrañas por la ranura de lubricación entre el muñón del árbol y el cojinete, lo cual podría generarle serías averías a este último elemento, debido a que la película de lubricante que se forma en el mismo no tiene demasiado espesor. Si las partículas son pequeñas podrían perjudicar el funcionamiento, dado que causan una fricción mixta.

En cambio, cuando las partículas superan el tamaño y grosor de la capa de deslizamiento y del revestimiento de rodadura del cojinete, no se incrustan por completo como sí sucede con las más pequeñas. Aún así, el relieve que se produce ocasiona que el muñón del árbol se desgaste en forma de estrías, las cuales al desarrollarse demasiado le restan durabilidad al cojinete y hasta podrían originarle el gripado.

Al aplicarse un mantenimiento ineficiente al sistema de lubricación, se facilita que entre más suciedad al circuito de lubricación. También los cojinetes contiguos y demás elementos del motor que presenten fallas, podrían propiciar una mayor entrada de partículas al circuito de aceite. Por lo general, las averías suscitadas por la acción que ejercen tales partículas causan más daños al cojinete de bancada, que al de la biela.

El cojinete de biela se alimenta de aceite a partir del cojinete de bancada por medio de los agujeros del cigüeñal, así el aceite recorre el cojinete de bancada y en él se quedan las partículas más grandes; mientras que muy pocas alcanzan a llegar al cojinete de la biela.

Posibles causas de averías en el cojinete

Montaje descuidado: por falta de atención o por no limpiar con detenimiento los elementos del motor para su montaje, el sucio podría introducirse en el bloque motor.

Residuos dentro del motor: durante la fabricación o reacondicionamiento del bloque motor pueden quedar residuos de materiales de limpieza o virutas de metal, las cuales llegan a formar sedimentos que  se desprender con el funcionamiento de la máquina, creando daños posteriores.

Mantenimiento deficiente del sistema de lubricación: al excederse del lapso de revisión o si el filtro de aceite está obstruido, se acumula demasiada suciedad en el lubricante.

Cavitación: suele pasar que las partículas se sueltan del cojinete y el lubricante sigue arrastrándolas, según su tamaño puede crear estrías o continuar incrustándose en algún cojinete adyacente, como se explicó al inicio.

Gripado: los componentes gripados del motor (casi siempre los pistones y semicojinetes)  infiltran una gran cantidad de diferentes partículas, que, además de incrustarse en los cojinetes, perjudican al resto de los elementos que contempla la máquina.

Conforme pasa el tiempo este tipo de problemas se acentúa, algo que podría ser muy molesto en un vehículo no tan nuevo. Si no es su plan lidiar con ello, podría visitar cochesparadesguace y solicitar una tasación gratuita. De estar de acuerdo con el valor de su coche, puede vendérselos; adicional a lo que le pagan, ellos se encargan de los trámites de baja y al final le entregan la documentación correspondiente.