Dos señales de que algo no está bien con el turbo de tu coche

Existen señales que sirven de alerta para identificar la necesidad de reparar o cambiar un turbo. Comprar uno nuevo puede no estar en el presupuesto, por eso nosotros brindamos la opción de turbos reconstruidos, que tienen una buena garantía y prestaciones.

Los turbos reconstruidos son rectificados y trabajan en perfectas condiciones, solo necesitas contar con un proveedor de confianza.

Pero, ¿cómo saber que un turbo sí debe cambiarse y es necesario hacerlo cuanto antes?

En este artículo te describiremos dos de las señales más comunes que permiten saber que ha llegado la hora de pensar en cambiar el turbo de tu coche.

Si el turbo aúlla mucho, hay que prestar atención

Es cierto que es normal que los turbos hagan ruido cuando funcionan, y que se escuche una especie de silbido.

Sin embargo, cuando el aullido es muy exagerado, puede estar sucediendo que hay un desgaste en el eje del turbo. También puede ser que gire con desequilibrio.

Antes esta señal se requiere cuidado y acción, porque puede rozar los álabes de la turbina contra la carcasa y en consecuencia los trozos pueden entrar en los cilindros dañando toda la mecánica.

En este caso, busca ayuda profesional.

Alerta a las fugas de presión

Los cambios de presión pueden afectar a los turbos, hacen que los manguitos del turbo se agrieten y las abrazaderas se aflojen.

Ahora bien, las erosiones o fugas son invisibles, imperceptibles, debido a que solo se ven las grietas cuando el circuito está sometido a presión.

Pero se identifican cuando hay falta de potencia, o cuando se oyen resoplidos en el vano motor cuando se acelera.

Puedes optar por reparar el turbo de tu coche si presenta estos síntomas, o puedes cambiarlo por uno reconstruido y garantizado para seguir contando con los beneficios de un turbo en perfecto funcionamiento.