¿Qué puedo encontrar en un concesionario de coches de segunda mano?

Un concesionario de coches de segunda mano suele ser un lugar de compra-venta de vehículos algo encasillado: acudimos a ellos como simple alternativa a la adquisición de un coche más barato que en el mercado y con las garantías propias de concesionario.

Efectivamente un concesionario de segunda mano ofrece eso mismo: vehículos con todas las garantías a un precio significativamente menor al que dictan las marcas, pero son muchos otros los servicios y ofertas que podemos encontrar al acercarnos a un concesionario de ocasión, ¿qué más me puedo encontrar?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imagen: auto88.com

 

Taller de revisión y mantenimiento

¿A quiénes mejor dejar el cuidado de nuestros vehículos que a aquellos que lo han puesto a punto? Nadie sabe mejor de los cuidados de un coche que quienes se han encargado de ponerlo a la venta y que por tanto lo conocen a la perfección.

Además, los concesionarios de ocasión suelen contar con un taller no sólo para realizar el mantenimiento posterior, sino como forma de garantía al dueño, que no va a ver a su vehículo fallar hasta que le dé varias miles de vueltas al cuentakilómetros, pero que en el caso de que ocurra, además de la garantía propia de cada vehículo, tiene la seguridad de que en el taller propio le van a poder solucionar cualquier incidencia.

 

Compra y venta

No debemos olvidarnos que en los concesionarios de ocasión encontramos irresistibles ofertas… pero también una plataforma para vender nuestro coche usado.

En los mejores concesionarios de ocasión encontrarás asesoría al respecto, una tasación profesional, que no responde a prácticas especulativas, y por tanto una valoración que conseguirá que determines si te interesa la transacción, incluso adquirir aún a mejor precio un vehículo expuesto o si por el contrario, prefieres conservar tu coche.

 

Financiación y garantía

Adquirir un vehículo de segunda mano fuera de un concesionario tiene varios peligros, como que el dueño no responda ante posibles fallos o se desentienda en su totalidad una vez se firme la venta.

Si algo caracteriza a los concesionarios de ocasión es que tienen las mismas ventajas de los recién salido de fábrica con la peculiaridad de resultar más barato por haber tenido algún tipo de uso, en algunos casos como los de kilómetro cero, ínfimo.

Estas ventajas son entre otras la garantía, de un año en la mayoría de los casos, y la posibilidad de financiación cómoda y adaptable.

 

Servicios extras

Desde contar con los seguros necesarios para la conducción hasta descuentos en componentes como baterías, chapa y pintura, neumáticos, etc. En definitiva un buen concesionario de coches de segunda mano no se limita únicamente a ofrecer vehículos a precios competitivos, sino a garantizar que la compra sea acertada y que ningún cliente se arrepienta de haber acudido a esta práctica opción de adquirir un coche en estos centros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.