EL IMPUESTO DE MATRICULACIÓN.

 

El impuesto de matriculación es una tasa que actualmente está cayendo en el olvido y ya prácticamente sólo nos afecta cuando compramos algún coche antiguo en el extranjero o bien un coche con un gran número de caballos y lo queremos traer desde un país externo a España.

El impuesto de matriculación se factura en relación a la potencia del coche, el modelo, y sobre todo por la cantidad de CO2 que expulsa el vehículo a la atmósfera. Todos aquellos vehículos que expulsan menos de 120 g/km de CO2 a la atmósfera están exentos del pago de este impuesto. Actualmente casi todos los vehículos de nueva fabricación cumplen estos parámetros por lo que supone un ahorro importante en el bolsillo del comprador. Si el vehículo expulsa entre 120 y 160 g de CO2 por km se paga un 4,5% sobre el valor total del vehículo, si expulsa entre 160 y 200 g de CO2 por km se paga el 9,75% sobre el precio final del vehículo y en caso de que sobre pase los 200g por km la tasa a pagar es del 14,75%. Es cierto que es un impuesto que tan sólo se paga una vez en la vida de un coche pero que antaño podía suponer un importante desembolso ya que no eran muchos los coches que cumplían los requisitos para estar exentos de este pago.

Si vas a comprar un coche antiguo para restaurarlo o porque te gusta algún modelo en concreto y lo vas a comprar en un país extranjero por que sale más barato para matricularlo posteriormente en España se puede calcular el valor total del impuesto de matriculación en páginas como impuestomatriculacion.es a cambio de un módico precio.

EL IMPUESTO DE MATRICULACIÓN ES UN IMPUESTO VERDE.

 

Como se puede apreciar el impuesto de matriculación es un impuesto que premia a los vehículos que menos emisiones lanzan a la atmósfera en un clima en el que se está tratando de reconvertir el sector energético , basado principalmente en combustibles fósiles, en algo más limpio medioambientalmente hablando.

El futuro de la automoción son los vehículos eléctricos, aunque hoy por hoy tienen una autonomía algo limitada de unos 300 km y los lugares donde se puede recargar el vehículo son muy limitados. Actualmente se está fomentando la instalación de puestos de recarga para coches eléctricos y se están desarrollando nuevas baterías que proporcionen más autonomía y tengan un menor tiempo de recarga por lo que la compra de uno de estos vehículos es una buena inversión de futuro.

El consumismo en verano

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Según un estudio que he leído recientemente y que facilitaba fintonic en verano gastamos más dinero en el coche, son gastos a consecuencia de las vacaciones estivales como pueden ser alquiler de coches, peajes, aparcamientos, combustible…también se incrementa el gasto por que en estas fechas casi todos llevamos a revisar el coche antes de salir de vacaciones, así cambiamos los filtros, los líquidos y revisamos los neumáticos, también recurrimos mas a páginas como http://www.desguaces.eu/ para adquirir los repuestos necesarios o las piezas que debemos cambiar antes de salir de vacaciones.

Empleamos alrededor de doscientos euros en la revisión del vehículo, y será un poco más si tenemos que cambiar los neumáticos, una parte primordial para la seguridad en nuestro viaje. Tras los gastos del coche vienen los gastos derivados de las vacaciones como suelen ser comer fuera de casa, que en ocasiones si no vas a pensión completa en el hotel de destino, sueles gastarte una pequeña fortuna en alimentación, además a cuantos más sois en el viaje, mayor es el gasto. Las visitas a lugares de pago también suelen ser uno de los puntos en los que más gastamos, entradas a musicales o conciertos y parques temáticos son los que se llevan una gran parte del presupuesto de las vacaciones, pero claro si hay un gran parque acuático ¿Cómo no vas a pasar un día entero disfrutando de los toboganes y de las atracciones, sobre todo si viajas con niños? Cabe destacar que si te gusta cualquier objeto o artículo, no solemos mirar mucho el precio, simplemente nos gusta y lo compramos, independientemente de si le vamos a dar uso después o no. Esto suele pasar mucho cuando el viaje se realiza con la familia en la que incluimos niños, los caprichos suelen ser muchos y variados.

No vamos a olvidar las salidas nocturnas, después de cenar ¿a quien no le apetece salir a tomar un helado o un coctel a uno de esos pub que están tan de moda en las ciudades de la costa? Pues eso, que hay te vas a gastar otro buen pellizco, que aunque los disfrutes porque pasas una velada agradable y divertida, sabes que en casa te gastarías menos de la mitad por lo mismo. Luego te paras a pensar y concluyes que para una vez al año que sales de vacaciones vas a vivir a cuerpo de rey y mañana Dios dirá.